Copyright © Team Colato. All rights reserved.

La hipoteca de una casa es probablemente la deuda más grande que una persona tendrá en su vida. Para muchos propietarios, una vez obtienen el préstamo para su casa, los términos de la hipoteca quedan fuera de su mente: los pagos salen automáticamente de su cuenta bancaria, y el interés y la duración que su prestamista hipotecario negoció queda en el olvido. No es hasta que llega el plazo para renovar la hipoteca que se empiezan a preguntar si han recibido el mejor trato. Pero no es necesario esperar hasta tu próxima renovación.

Refinanciar tu hipoteca significa pagar el préstamo existente y reemplazarlo con uno nuevo. El refinanciamiento puede conllevar ahorro substancial y mayor espacio para respirar financieramente – a veces a pesar de las penalidades que el prestamista cobra por hacer cambios antes de la renovación. Al igual que aplicar a un nuevo préstamo, debes tener tus documentos en orden. Esto incluye el estado de cuenta de tu hipoteca, la última tasación del impuesto a la propiedad de tu ciudad, tu carta de empleo, declaración de sueldo y posiblemente tus declaraciones de impuestos de los últimos dos años. Ten en cuenta que, al igual que cuando obtienes tu hipoteca original, refinanciar requiere de valúo de la propiedad, búsqueda de título y gastos de aplicación, así que es importante para el propietario determinar si sus razones para refinanciar ofrecen un beneficio real.

Las cuatro razones más comunes de los propietarios para obtener un refinanciamiento son:

1. Asegurar una tasa de interés más baja
La tasa de interés y el monto a prestar determina el costo total de lo que se va a pagar. Cuan menor sea la tasa de interés, menor será el costo total. El interés se calcula diariamente y se paga al prestamista mensualmente. Asegúrate que tu récord crediticio está en buena forma: mientras mejor nivel crediticio, mejor será la tasa de interés que puedes recibir.

2. Cuotas más bajas
Puedes conseguir reducir tu cuota hipotecaria reduciendo la tasa de interés, alargando el periodo de tu préstamo, combinando dos o más préstamos o removiendo el seguro hipotecario. Pero no dejes que una excelente tasa de interés te distraiga y te amarre por un período más largo del que habías planeado originalmente. Dependiendo de tu situación personal, refinanciar podría significar mayor libertad financiera en el futuro, y menos estrés en el día a día sobre tus finanzas.

3. Cambiar entre Tasa de Interés Fija y Variable
Mientras un préstamo con tasa de interés variable empieza ofreciendo tasas más bajas que préstamos con tasa de interés fija, los ajustes periódicos pueden producir incrementos en la tasa mayores que la tasa disponible a través de préstamos con tasa de interés fija, la cual elimina tu preocupación sobre incrementos a futuro. Por otro lado, cambiar de una tasa de interés fija a una variable puede ser beneficioso si se esperan disminuciones en las tasas de interés en el mercado actual.

4. Consolidación de deudas
Consolidar deudas con tasas de interés altas – como balances en tarjetas de crédito y/o algunos préstamos – en una hipoteca con baja tasa de interés y pagos mensuales más pequeños puede reducir significativamente déficits a corto plazo en tu presupuesto y ahorrarte miles de dólares de pagos por intereses. Mientras este argumento puede ser verdad, aumentar el plazo de tu hipoteca no es generalmente una decisión financiera inteligente. Ten en cuenta que un gran porcentaje de personas que alguna vez generaron muchas deudas en tarjetas de crédito, carros y otras compras pueden caer de nuevo en la trampa después de un refinanciamiento. Toma este paso solamente si estas convencido que podrás resistir la tentación de gastar irresponsablemente una vez que has salido de tu deuda.

Refinanciar tu hipoteca puede ser un excelente movimiento financiero si ayuda a reducir tus cuotas mensuales, reduce el plazo de tu préstamo o ayuda a crear capital más rápido. Si la usas cuidadosamente, puede ser una herramienta muy valiosa para controlar y salir de deudas. Antes de refinanciar, da un vistazo a tu situación financiera en general. Puedes elegir cualquier compañía para refinanciar tu hipoteca ya que el nuevo préstamo reemplazará la hipoteca existente. Tu prestamista hipotecario actual pudiera requerir menos documentación, pero esto podría aumentar costos o significar una mayor tasa de interés. En general tu mejor opción es pensar a largo plazo y hablar con un profesional hipotecario sobre tus opciones. Tu agente de bienes raíces puede darte algunas recomendaciones de profesionales hipotecarios en los que puedes confíar.​

8300 Carmel Ave NE Ste. 201
Albuquerque, NM 87122
New Mexico: 575-613-8181

Artículos anteriores:

REFINANCIAMIENTO

​BOLETIN INFORMATIVO

Oscar Colato reviews

10320 W McDowell Rd. Ste. B-2005

Avondale AZ 85392
Arizona: 602-565-6366